18/8/17

Cuando las dietas van demasiado lejos y la figura se vuelve una obsesión [18-8-17]


Cuando las dietas van demasiado lejos y la figura se vuelve una obsesión

Cambios en el comportamiento y actitudes sospechosas son algunas de las características típicas de aquellas jóvenes que sufren desórdenes alimentarios. La bulimia y la anorexia ponen en riesgo la vida de quienes llevan el culto a la silueta demasiado lejos.

“Muchas veces los primeros en darse cuenta son profesores en los colegios o amigas”, explicó el médico especialista de ALUBA (Asociación de Lucha Contra la Bulimia y la Anorexia), Roberto Eguía.


La asociación acuden chicas para informarse sobre el tema y buscar la mejor forma de advertir a familias de amigas.

“Cuando llega la noticia, el proceso ya está iniciado”, aseguró en Radio 10 el psiquiatra. Idea que reforzó el Pato Fillol, quien recordó que cuando supo de la enfermedad de su hija Nadia “ya era tarde”.

“De ser una chica amorosa en todos los aspectos, con su familia y amigos, pasó a ser un demonio. Ese cambio nos preocupó mucho a mi esposa y a mí”, reconoció en Radio 10 el Pato.

Por su parte, el especialista recalcó la idea de prestar atención a “las alteraciones del carácter que acompañan la situación”. Es fundamental hacer una consulta ante los primeros síntomas.

Pero no siempre es sencillo detectar las señales. “Toda la inteligencia que tienen a esa edad la usan para engañarte. Todo lo que hacía lo escondía”, recordó el papá de Nadia. La joven hoy tiene 30 años y, luego de 8 de tratamiento, logró vencer su padecimiento.

“Esta enfermedad tiene cura”, le dijeron al Pato el día que llevó a su hija a ALUBA. “Que ella se cure va a depender de ustedes, del seno familiar”, le advirtieron. “Vivimos para ella y con ella”, aseguró.

17/8/17

Dieta: la mejor manera de evitar la anorexia y cuidar la linea [17-8-17]


Dieta: la mejor manera de evitar la anorexia y cuidar la linea

La mejor forma de prevenir y evitar la anorexia o la bulimia -trastornos en la alimentación que pueden producir incluso la muerte- es que quienes deseen bajar de peso o mantenerse delgados acudan con especialistas en nutrición para que les indique una dieta adecuada a su edad y talla. Cabe recordar que estos padecimientos son principalmente padecidos por mujeres.
La dieta debe corresponder también a la actividad física de la persona, y a su actividad física; por tanto, tendrá que contener las kilocalorías necesarias e integrar cantidades suficientes de nutrientes como hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas y minerales, de acuerdo con un comunicado de prensa emitido por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Es importante que quienes desean adelgazar tres comidas completas durante el día; especialmente las y los adolescentes, quienes están en etapa de crecimiento y desarrollo físico, son el grupo de población en el que más se presentan la anorexia y la bulimia. Así lo señaló la coordinadora de Programas de Nutrición y Dietética de la Coordinación del PREVENIMSS, Martha Leticia Martínez Viveros.

La especialista afirma que estos trastornos de la conducta alimentaria tienen un alto contenido psicológico, ya que estar delgada o delgado se convierte, para quienes los padecen, en una obsesión.

Martínez agregó que los pacientes llegan al extremo de dejar de comer lo mínimo indispensable para estar bien nutrido; en el caso de la bulimia, se ingieren alimentos pero éstos son expulsados mediante vómito o con el uso de laxantes, por lo que no llegan a proveer las proteínas, vitaminas y minerales necesarios para la vida.

Las principales causas son el estrés y la ansiedad generados por problemas que se originan en el seno de la familia o ante el rechazo social debido a que tener un cuerpo esbelto es sinónimo de éxito y atractivo sexual; esto genera un intenso miedo a subir de peso y, de manera paralela, una gran inseguridad, especialmente entre las jovencitas de doce a catorce años, precisó la especialista.

Por estas razones, es muy importante que los familiares de las y los jóvenes estén al pendiente de cuando los chicos o las chicas tengan una súbita pérdida de peso; lo mismo si manifiestan mayor sensibilidad al frío, irritabilidad, insomnio, tristeza o sentimientos de odio hacia sí mismos, o conductas extrañas como mucho interés en encontrar maneras para bajar de peso, rechazo a comer con la familia, “cortar en trocitos muy pequeños los alimentos” o un elevado consumo de productos light.

Entre las primeras manifestaciones de la enfermedad están lostrastornos en la menstruación, las diarreas frecuentes y las anemia. Se pueden tener pérdidas de vitaminas y minerales, potasio especialmente, los cuales que son causa de descompensaciones electrolíticas, mismas que pueden llegar a conducir a un paro cardiaco.

El diagnóstico oportuno, puntualizó la experta, ayudará a que una paciente anoréxica o bulímica no llegue a un estado grave de desnutrición, además de que podrá ser enviada con especialistas a una rehabilitación integral con base en terapia psicológica (individual y grupal) y en una dieta acorde al estado nutricional en que se encuentre, de tal manera que tenga el cuerpo esbelto que desea y, a la vez, buena salud.

16/8/17

Advierten sobre el aumento de casos de bulimia y anorexia en adolescentes mujeres [16-8-17]


Advierten sobre el aumento de casos de bulimia y anorexia en adolescentes mujeres

Son dos enfermedades que se manifiestan cada vez más, sobre todo entre las adolescentes y jóvenes, y que al llegar la época de calor, se incrementan abruptamente, según los especialistas

"La bulimia y anorexia aumentó significativamente en los últimos años. Cada cinco chicas, una tiene problemas en la visión de su cuerpo", dijo la psicóloga Diana Guelar especialista en trastornos de la alimentación, como cifra estimativa y añadió que "en esta época tenemos el doble de consultas que en el resto del año".

La experta destacó que es `la enfermedad de la imagen`, que aumenta entre septiembre y marzo, que la relación entre mujeres y varones que padecen estos trastornos es 20 a 1 y que "siempre hay un factor que dispara, ellas siempre refieren a una dieta".

Estas enfermedades son más frecuentes en la adolescencia, "pero ahora tenemos chicas cada vez mas chicas, de 11 y 12 años" y "también se da en personas más grandes, hay una investigación de mujeres pre o menopáusicas con trastorno de la alimentación, que en realidad estuvo latente muchos años y en ese momento se  desencadena con mucha fuerza", dijo Guelar, directora del Centro de Atención y Prevención La Casita, sobre trastornos alimenticios.

Por su parte, la psiquiatra Mabel Bello, fundadora y asesora médica de la Asociación de Lucha contra la Bulimia y Anorexia (Aluba), coincidió en diálogo con Télam que en esta época del año comienza a acentuarse este trastorno.

"Con la llegada del calor la preocupación por la figura hace que muchas personas se vuelquen en forma intensiva al gimnasio o a las dietas", y añadió que "este fenómeno estacional es más intenso en el sexo femenino".

Si bien no hay estadísticas oficiales en el país sobre qué porcentaje de la población padece estas problemáticas, se calcula que en el mundo hay alrededor de 70 millones de personas que sufren de patología alimentaria, según el Renfrew Center Foundation y que en las mujeres se da en un 85 por ciento.

"Aparece en la adolescencia pero sabemos que estos trastornos son de inicio en la infancia", acentuó Bello y aseguró que el origen de estos trastornos está relacionado con "la biografía personal, el contexto familiar, los acontecimientos vitales y las presiones socioculturales".

"Hay factores predisponentes que hacen que algunas personas sean más vulnerables a desarrollar un trastorno debido a sus características individuales y a las situaciones familiares y sociales que viven", enfatizó.

La adolescencia es un momento de toma de decisiones, de una cuestión emocional donde se está definiendo la identidad y cuando los chicos están más perdidos, entonces lo desplazan al cuerpo, "como no puedo controlar todo lo que pasa a mi alrededor, entonces controlo mi cuerpo", dijo Guelar.

Las expertas coinciden en que los trastornos alimenticios se pueden tratar exitosamente y se puede restablecer un peso saludable, y señalaron la importancia de que cuanto más pronto se trate es más probable que haya mejores resultados.

Bello remarcó que "uno de los conceptos fundamentales que hay que tener claros para entender este tipo de trastornos, es que se trata de una enfermedad y no de una simple manía o capricho de quienes la padecen".

15/8/17

Alrededor de un 60% de los enfermos de anorexia y bulimia se curan totalmente [15-8-17]


Alrededor de un 60% de los enfermos de anorexia y bulimia se curan totalmente


Se calcula que alrededor del 60 por ciento de los pacientes que sufre anorexia o bulimia se cura totalmente, el 30 por ciento cronifica la enfermedad y un 10 por ciento muere a causa de ella.
Estos son los datos fríos de dos patologías que durante los últimos años han conseguido colocarse entre una de las preocupaciones más importantes de las familias, sobre todo, entre aquellas que tienen hijas menores de 18 años, aunque hoy en día “casi nadie” se libra de esta lacra.
Para tratar los aspectos más importantes de ambas enfermedades, la Asociación para la Defensa de la Anorexia y la Bulimia Nerviosas (Adaner) ha celebrado unas jornadas dedicadas, en esta ocasión, a la rehabilitación.


A pesar de que las cifras de curación de estas personas son bastante altas, los expertos saben que una de las “claves” de estas enfermedades está en la prevención, es decir, en evitar que se desarrolle la misma.

Para ello, Adaner, en colaboración con la Concejalía de Salud del Ayuntamiento de Santander, ha puesto en marcha unos talleres dirigidos a estudiantes de entre 12 y 16 años en los que se pretende “enseñar a los chicos a aprender a comer” para evitar conductas de riesgo.

Así lo asegura la presidenta de la asociación, Carmen Grandas, quien recordó que dentro de las jornadas, celebradas en el Paraninfo de la Magdalena, se llevó a cabo el primero de estos talleres en el nuevo curso escolar que estuvo dirigido a los alumnos del IES Cantabria de Santander.

Bajo el título La escuela como ámbito favorecedor de hábitos saludables, la psicóloga de Adaner, Karmele Urkijo, trasladó a los chicos la necesidad de comer de una forma equilibrada y de no llevar a cabo regimenes de comida estrictos porque “es el primer paso para caer en este problema”.

Este fue el primero de los talleres celebrados, pero la asociación seguirá desarrollando otros como éste en aquellos colegios e institutos que lo soliciten con el fin de que “los chicos sepan como evitar caer en problemas que pueden desencadenar una anorexia o una bulimia nerviosa”.

Para Grandas, es muy importante afrontar el fenómeno de la prevención pero también, es fundamental “dar una salida a aquellas personas que ya han caído en las garras de estas enfermedades”.

Por ello, las jornadas se han centrado en esta ocasión en la prevención terciaria que es la dirigida a ofrecer una buena calidad de vida a las personas enfermas.

Las jornadas de anorexia que se celebraron el viernes y el sábado comenzaron con la inauguración oficial a la que siguió la presentación a cargo del jefe del Servicio de Psiquiatría del hospital Valdecilla, José Luis Vázquez Barquero.

La primera de las conferencias fue expuesta por el doctor del Hospital Valdecilla, José Menéndez Arango, a la que siguió otra charla del doctor Josep Toro, del Hospital Clínico de Barcelona.

Seguidamente, tuvo lugar una mesa redonda en la que se trató el tema Actitudes ante la cronicidad: rehabilitación, reinserción y prevención terciaria en la que participaron dos ponentes.

En lo que respecta a la jornada del sábado, se inició con la realización del taller de prevención para seguir con una mesa redonda sobre Calidad de vida relacionada con la salud.

La conferencia del jefe de Servicio de Endocrinología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla dio paso a la charla del coordinador de la Unidad de Valdecilla, Andrés Gómez del Barrio.

Finalmente, por la tarde, hubo dos mesas redondas, una que versó sobre Instrumentos de medición en T.C.A y otra sobre Diferentes aspectos del tratamiento psicológico que dio lugar a la conferencia de clausura de la doctora Angela Favaro, de Padua (Italia).
 

14/8/17

Anorexia, un enemigo del organismo [14-8-17]


Anorexia, un enemigo del organismo

Es un trastorno de la conducta alimentaria que supone una pérdida de peso, provocada por el propio enfermo, y que le lleva a un estado de debilidad.


La anorexia consiste en una alteración grave de la percepción de la propia imagen de la persona que ve su cuerpo con un temor morboso a la obesidad, cuya visión le condiciona una alteración en su organismo que le termina desmotivando para ingerir de forma normal sus alimentos, opina la doctora Marian Fernández, gastroenteróloga. No obstante, los pacientes con anorexia realmente tienen un apetito normal, a pesar de que controlen de forma contundente lo que comen, de ahí que esta enfermedad sea conocida como un mal que destruye lentamente el organismo y que mata sin piedad.

La especialista indica que normalmente este trastorno comienza con la eliminación de los hidratos de carbono, pues existe la falsa creencia de que estos engordan. El siguiente paso es que rechazan las grasas, las proteínas e incluso los líquidos, dando lugar a casos de deshidratación extrema.

A la vez, la psicóloga clínica Josefina Murillo manifiesta que los pacientes que sufren de anorexia pueden acudir también a medidas drásticas como la utilización de diuréticos, laxantes, purgas, vómitos provocados o excesos de ejercicios físicos.


Causas

De acuerdo con Murillo, su causa exacta aún es desconocida, pero hay una serie de factores que desencadenan la enfermedad y que son una combinación de elementos biológicos (predisposición genética y biológica), psicológicos (influencias familiares y conflictos psíquicos) y sociales (influencias y expectativas sociales), que dejan como resultado la pérdida de peso que luego conduce a la malnutrición y que a su vez contribuye a los cambios físicos y emocionales del paciente, perpetuando así el círculo vicioso que se sintetiza en el modelo psicosocial de la anorexia nerviosa.

Según la doctora Fernández, entre las principales características que evidencian el padecimiento de la anorexia están el rechazo a la comida e insatisfacción con el propio cuerpo, miedo intenso a ganar peso y alteración significativa de la percepción del cuerpo. Además, las mujeres afectadas por este trastorno llegan a sufrir de amenorrea (falta de menstruación), aunque hayan pasado la menarquía (primera regla).


Ayuda profesional


Cuando la persona llega a un estado de desnutrición, el cuerpo se encarga de rechazar los alimentos, por lo que ante esta señal es necesario buscar ayuda de un médico (gastroenterólogo) y de un psicólogo que les guíe en el proceso de superación y de curación de la anorexia, de forma que el paciente se recupere de los daños físicos y emocionales, debido a que se utiliza una medicación específica según el caso y psicoterapia individual o grupal.
 

13/8/17

Pregorexia: Mamá y bebé en peligro [13-8-17]


Pregorexia: Mamá y bebé en peligro

Con tal de no aumentar tallas durante el embarazo, miles de mujeres caen en la pregorexia, que en resumen es igual a la anorexia sólo que durante la gestación. Algo que hasta hace poco no ocurría es que las mujeres, aún estando embarazadas, intenten bajar de peso y estas delgadas en el periodo de gestación.
Este, y otros tantos trastornos alimenticios, se debe a que las mujeres deben pertenecer a un grupo de personas, que en ese caso, sean delgadas y con un cuerpo 10.

Este nuevo trastorno alimenticio ataca a las mujeres embarazadas que quieren y desean verse delgadas.

La Pregorexia es un trastorno alimenticio que ataca a las mujeres embarazadas quienes no quieren aumentar de peso y por el contrario desean reducir medidas. Lo cual es imposible durante la gestación; esta condición es sumamente riesgosa tanto para la madre como para el bebé.

La anorexia en mujeres embarazadas, llamada pregorexia afecta a las madres que se preocupan demasiado por mantener la figura y no son conscientes de que el bebé, la placenta y los fluidos corporales ya representan un porcentaje de ese aumento de peso y que son inevitables.

Una mujer saludable debe aumentar un promedio de 10 a 15 kilos durante su embarazo.

Una mujer con sobrepeso deberá aumentar de siete a 10 kilos, para no perjudicar su salud ni la del bebé y una mujer baja de peso aumentará de 15 a 20 kilos.

Una gestación saludable se logra alimentándose de manera sana, el mito de que una madre debe comer por "dos" es falso, la verdad es que debe alimentarse de manera sana, preferir los lácteos, proteínas, frutas, verduras y fibra y hacer ejercicios controlados.

Caminatas cortas y rutinas de ejercicio controladas por un especialista son una buena forma de evitar ganar peso inadecuado, además una mujer bien alimentada no subirá de peso representado en grasas y harinas sino será su bebé quien estará creciendo y desarrollándose de manera adecuada

Aguantar hambre no es la solución para mantener una figura adecuada, incluso durante la dieta no es recomendable reducir la ingesta de proteínas, pues la lactancia demanda mucha energía y para un buen resultado la madre debe estar bien alimentada.

Una madre sana dará a luz un bebé sano siempre que no permita que la vanidad ponga en riesgo la salud de su hijo, verlo crecer el es mejor regalo que la vida le puede dar, ya habrá tiempo para rutinas de ejercicio y dietas una vez su bebé esté sano y fuerte.

¿Quién ha provocado esta enfermedad?

Los medios que invitan a una figura delgada, la moda representada por figuras esqueléticas, incluso las embarazadas famosas que hacen hasta lo imposible para mantenerse delgadas durante los 9 meses de gestación, y no sólo eso, regresan a su figura esbelta rápidamente tras el parto.

¿Cuál es la solución?

No olvidar que para que un embarazo sea saludable y no perjudique al bebé la mujeres se debe alimentar correctamente para nutrir sin carencias a dos cuerpos. Asimismo, la práctica de actividad física regular y controlada durante la gestación puede ayudar a mantener la figura y beneficiar el desarrollo del bebé.


Las mujeres deben estar conscientes de que embarazarse requiere de cambios en la vida incluida la alimentación. Contar con todos los nutrientes en el cuerpo previene partos prematuros o deficiencia de calcio en las madres, elemento absorbido por los bebes en grandes cantidades. Además un peso saludable no se logra dejando de comer sino ingiriendo todos los alimentos de manera balanceada.

Nutrición para dos

Durante el embarazo es fundamental una buena alimentación ya que hay una mayor demanda nutricional. Es necesario aportar al organismo aquellas sustancias que ayuden a un buen desarrollo del feto, dado que la falta de algunos nutrientes básicos podría perjudicar al bebé. Éste correría el riesgo de nacer con bajo peso, prematuro o de padecer anomalías congénitas, es decir anormalidades físicas. Sin embargo las mamás podemos favorecer al desarrollo de nuestro bebé y pensar que cada vez que ingerimos algún alimento, también le llega a nuestro hijo.

En el caso de que el cuerpo de la mujer embarazada no tenga ácido fólico en cantidad suficiente, el bebé podría sufrir espina bífida (cuando no se desarrolla parte de las vértebras) u otros trastornos del tubo neural como la anecefalia (cuando el cerebro no termina de formarse). Los médicos recomiendan consumir suplementos de esta vitamina.

**Las embarazadas deben consumir ácido fólico, una vitamina presente en verduras de hojas verdes (acelga, espinaca, brócoli y espárragos), granos (arroz, harinas, pan, pastas) y cítricos.

**También son importantes el calcio que se encuentra en los quesos duros y en el yogurt; el hierro, que lo encontramos en la carne vacuna (principalmente hígado y riñones), berenjenas, lentejas, espinaca, huevo y harina de soja.

**El zinc es un mineral que interviene en la transformación de las proteínas y de las sustancias que llevan la información genética en las células. Los alimentos que lo contienen son carne, mariscos, queso y cereales.

**De cualquier manera, recuerda que es de suma importancia que visites regularmente a tu médico. Él mejor que nadie sabrá orientarte para que lleves una dieta correcta y a tu bebé no le haga falta ningún nutriente.

Recomendaciones médicas

***Primer trimestre: En esta etapa no aumentan los requerimientos nutricionales, pero la alimentación debe ser variada y balanceada. En general se llega al embarazo con bajas reservas en el cuerpo de algunas vitaminas o minerales.
**Segundo y tercer trimestre: Durante este período el tamaño del bebé aumenta más rápido. Se calcifican los huesos y se forman las reservas de nutrientes de su cuerpo. Por lo tanto la mamá necesita comer más para que el bebé "tome" lo que necesita de la placenta.

Gestación saludable

Caminatas cortas y rutinas de ejercicio controladas por un especialista son una buena forma de evitar ganar peso inadecuado, además una mujer bien alimentada no subirá de peso representado en grasas y harinas sino será su bebé quien estará creciendo y desarrollándose de manera

Un peso saludable no se logra dejando de comer sino ingeriendo todos los alimentos de manera balanceada. Y recuerden que durante un embarazo más importante que la vanidad es la salud de la mamá y el bebé. adecuada
 

12/8/17

¿Cómo me veo? [12-8-17]


¿Cómo me veo?

La Anorexia Nerviosa se caracteriza por la falta anormal de apetito. Se trata de una enfermedad grave y potencialmente mortal. Es una patología enmarcada dentro de los llamados “trastornos de la alimentación”. En Iguazú se detecta la enfermedad.

Los trastornos de la alimentación, son patologías en las que interviene una compleja multiplicidad de factores como ser; trastornos emocionales y de la personalidad, presiones familiares, sociales y culturales. La anorexia nerviosa ha sido asociada históricamente a la mujer, porque socialmente ha estado más pendiente de su imagen y de conservar la belleza. Sin embargo, la fuerte competencia ha hecho que el hombre también se ocupe cada vez más de hallarse dentro del rango de la “imagen socialmente aceptable.” El Licenciado en Psicología Luis Cabral destaca los datos más importantes de esta enfermedad a Lavozdecataratas.

Es sumamente importante para comprender esta patología; hablar de la identificación, mecanismo, que aspira a configurar el Yo propio a semejanza del otro, tomado como modelo a imitar.

En la anorexia nerviosa, el sujeto padece una distorsión del esquema corporal, se ve gordo a pesar de estar por debajo del peso esperable para su edad y talla.


¿Cuándo podemos señalar el comienzo de la enfermedad?

  • El sujeto, se somete a numerosas dietas, y la restricción de alimentos se hace cada vez más severa.
  • Cocina para los demás, pero no prueba ni come lo que cocinó.
  • Come solo.
  • Si come lo que considera mucho, lo compensa con actividad física o algún método de purga.
  • Esconde comida o come a escondidas. Se pueden encontrar restos de comida, envoltorios o envases de alimentos en lugares no habituales.
  • Después de comer, se encierra en el baño sin motivo aparente.
  • Tiene cólicos y diarreas muy frecuentes.
  • Conoce a la perfección el valor calórico y nutricional de los alimentos.
  • Un signo, que evidencia a la persona ya en serio riesgo es la amenorrea (ausencia de Menstruación) en las mujeres.
  • Las personas llegan a bajar de peso excesivamente, al extremo de la inanición. Lo cual hace necesario la hospitalización.

Algunos signos psicológicos:

  • Depresión, el sujeto se percibe como vacio de todo valor
  • Fatiga
  • Aislamiento
  • Sentimiento de autoestima alto o bajo en función de lo que come o no come.
  • Signos físicos:
  • Pérdida de peso mayor al 15% por debajo del peso adecuado
  • Úlceras de estómagos y esófago
  • Perdida de tejido graso
  • Piel amarillenta
  • Atrofia muscular

La anorexia nerviosa desde la perspectiva del Psicoanálisis

La anorexia señala la no coincidencia entre el yo y el ideal inalcanzable del cuerpo delgado. La imagen refleja en el espejo provoca un afecto depresivo en cuanto se presentifica en general inadecuada respecto a la imagen idealizada del cuerpo delgado.

“entre el hombre y su cuerpo como lugar de goce esta el lenguaje. Este lenguaje es portador de los ideales de una época. La constitución del cuerpo tendrá que ver con parámetros sociales y estéticos que definirán que es ser gorda o flaca o bella en cada caso”

La anorexia, a veces, oficia como un llamado al “ser”, es decir, abre la posibilidad de una identificación de la persona, con otras anoréxicas(os) bajo ese rasgo “el no comer”, que sostiene el Ideal de ser una princesa esquelética, perfecta y hermosa.

La anorexia es considerada una de las patologías de nuestra época, arraigada en la coyuntura misma de nuestra sociedad y, los parámetros del ideal de belleza sostenidos en ella. Ideal que lleva a las personas a un sufrimiento intolerable, cuya expresión extrema, es la muerte.

En caso de duda, respecto de la existencia de esta patología, en algún ser querido o cercano, consultar a un profesional de la Salud Mental. Para emprender un tratamiento psicoterapéutico. Donde se propicie; el discurrir del discurso y se trabaje, con la singularidad del sujeto

11/8/17

Anorexia, una enfermedad de la juventud [11-8-17]


Anorexia, una enfermedad de la juventud

La gran preocupación por la imagen y mantener un bajo peso ha derivado en un considerable incremento de los casos de anorexia y bulimia en adolescentes cada vez más jóvenes, dice el psicólogo Jaime Rojas.
“Anteriormente se trataba de jóvenes a partir de los 18 ó 19 años, pero hoy tenemos muchachitas que desde los 13 presentan estos problemas”, indica.

Refiere que en los pacientes con bulimia o anorexia hay una alteración grave de la percepción sobre su propia imagen corporal, lo que lleva a la persona a ingerir grandes cantidades de alimento para después devolverlo o dejar de comer, respectivamente, todo esto porque hay un miedo muy fuerte a engordar.

“La anorexia y la bulimia son padecimientos que se presentan sobre todo en las mujeres, pero cada vez son más los varones que también lo padecen, por los estereotipos que maneja la publicidad, donde se establece que la gente debe ser muy delgada”, comenta.

“Sin importar que la persona esté delgadísima, la alteración que tiene en su percepción le dice que es gorda, así que va a evitar a toda costa comer, aun cuando tenga mucha hambre”, agrega; “hay casos que llegan a la muerte, forzosamente estos pacientes requieren terapia psicológica y hasta tratamiento médico”.

El psicólogo explica que las personas, principalmente jóvenes de entre 15 y 25 años, combinan la anorexia con la bulimia, pues el padecimiento no les quita el apetito, sino su necesidad de no comer.

“El individuo llega a ingerir descontroladamente el alimento, montones de comida y muy rápidamente”, expone; “hay una total falta de control respecto a la forma de comer, es completamente desesperado”.

Señala que, cuando la anorexia o la bulimia se complican, la persona llega a presentar síntomas físicos como hipotensión, estreñimiento, pérdida de caracteres sexuales secundarios y alteraciones en la piel.

Ayuda de Expertos

Para el psicólogo Jaime Rojas, resulta muy conveniente que las personas que padezcan de anorexia o de bulimia se pongan en manos de un especialista que valore la gravedad del caso y la necesidad o no de ingresarle a un centro de rehabilitación, según su estado de salud, además de analizar el estado psicológico del paciente.

Explica que la adolescencia es una etapa muy susceptible en donde los jóvenes adoptan modelos a seguir, que pueden ser actores, músicos, deportistas, que influyen en su percepción de cómo quieren verse.

10/8/17

¿Sabes cómo identificar si alguien padece anorexia y bulimia? [10-8-17]

 
¿Sabes cómo identificar si alguien padece anorexia y bulimia?

Los trastornos alimenticios aún son confundidos por la población; en algunos casos pueden ser letales.

La bulimia y la anorexia son dos padecimientos relacionados con trastornos alimenticios que, de no ser tratados a tiempo, pueden causar una muerte lenta.

Sin embargo, los padres de familia aún confunden las dietas con estos dos trastornos alimenticios, los más importantes y peligrosos, indicó el responsable del área de Salud Mental y Adicciones de la Jurisdicción Sanitaria Número Uno, Rodrigo Manrique Aguilar.

Ponerse a dieta no significa dejar de comer o provocarse el vómito, sino modificar los hábitos alimenticios con una dieta balanceada en grasas, carbohidratos, minerales y cereales a fin de mejorar la figura y mantener la salud.

“Realmente no hay registro de casos como tales. Lo que pasa es que la población confunde ciertas situaciones normales con problemas más específicos. En este caso dicen es que la niña ya casi no come. ¡Ah! es que es anoréxica. O en otros casos dicen es que le provoca comer ciertas cosas y la catalogan como bulímica, cuando no tiene nada que ver”, comentó.


Anorexia y bulimia

La anorexia se caracteriza por una gran reducción de la ingesta de alimentos indicada para el individuo en relación con su edad, estatura y necesidades vitales. Esta disminución no responde a una falta de apetito, sino a una resistencia a comer, motivada por la preocupación excesiva por no subir de peso o por reducirlo.

En el caso de la bulimia, hace referencia al consumo de alimento en forma de atracón, durante el cual se ingiere una gran cantidad de comida con la sensación de pérdida de control. Son episodios de voracidad que van seguidos de un fuerte sentimiento de culpa, por lo que se recurre a medidas compensatorias inadecuadas, como la autoinducción del vómito, el consumo abusivo de laxantes, diuréticos o enemas, el ejercicio excesivo y el ayuno prolongado.

El Sector Salud en la zona sur del estado no tiene expedientes abiertos en tratamiento, pues son escasas las personas que se acercan a solicitar información sobre estos temas.

“Realmente la enfermedad como tal es muy específica y tiene muchos parámetros y características que nosotros como profesionales de la salud debemos valorar y muchos de los pacientes no cumplen con los criterios para diagnosticarlos como una bulimia o anorexia. Hay personas que tiene una mala alimentación o dietas muy desbalanceadas, pero en realidad no presentan este padecimiento”, explicó Manrique Aguilar.


Llegó Alisa: otro transtorno alimenticio

Aunado a la anorexia (Ana) y bulimia (Mía), existe Alisa (ortorexia), que también es un trastorno como Ana y Mía, pero con la diferencia que Alisa come y no lo vomita, tiene obsesión por la comida saludable, come de manera sana, para ser una princesa perfecta, no come grasa, comida chatarra, ni conservantes. Ama las frutas y la verduras, le gusta todo natural, orgánico, y bebe mucha agua, le gustan los productos dietéticos, con bajo contenido calórico.
 

9/8/17

La dolorosa realidad de los hombres que padecen bulimia y anorexia

La dolorosa realidad de los hombres que padecen bulimia y anorexia


Ambos trastornos suelen considerarse popularmente como enfermedades de niñas y mujeres, en el mundo hay varios pacientes que son varones. Te contamos la experiencia de James y de Owen


laopinion.com

“Si la piel sobrepasa la parte de arriba de mis pantalones, considero que eso es grasa”, le dijo a la BBC frente a un espejo James, un joven galés de 25 años.

Hace cinco años que lucha contra la anorexia, un trastorno alimenticio que hizo que tuviera que dejar sus estudios universitarios y volver a vivir a casa de su madre.

James perdió el control sobre su peso después de adelgazar 45 kg durante su paso por la universidad. “Empecé a restringir lo que comía pero después eso se volvió una obsesión, que acabó en anorexia”.

Al también galés Nigel Owens, hoy un reconocido árbitro internacional de rugby, le pasó algo parecido pero desde otro trastorno: la bulimia.

A los 19 años empezó a adelgazar drásticamente y pasó de 103 a 73 kg. “Llevo luchando contra un trastorno alimenticio más de la mitad de mi vida”, admite ahora, con 46 años.

Owens le contó a la BBC que en su adolescencia tuvo dificultades para aceptar su homosexualidad y también problemas de depresión.

“La persona que me gustaba no me encontraba atractivo porque tenía sobrepeso, y yo empecé a verme como gordo, como obeso”, dijo.

“Quería perder kilos y empecé a ir al baño a provocarme vómitos, prácticamente después de cada comida”, recuerda.

Durante cinco o seis años devolvía dos o tres veces al día para tratar de controlar su peso pero en todo ese tiempo no se veía a sí mismo como enfermo.

“Es una enfermedad muy sigilosa. Y en particular para los hombres es muy difícil hablar sobre el tema”.


Un trastorno no solo de mujeres


Los trastornos alimenticios como la anorexia y la bulimia tienen la tasa de mortalidad más alta de todas las enfermedades mentales en Reino Unido.

En ese país se estima que un cuarto de los pacientes son niños y hombres, como James o Owens.

Según una investigación del programa Panorama de la BBC, el número de varones que recibió tratamiento por trastornos alimenticios en Reino Unido aumentó un 43% en solo dos años, entre 2014 y 2016.

Y según los datos de Beat, una organización británica sin ánimo de lucro que ofrece apoyo a personas con trastornos alimenticios, un quinto de las llamadas que recibe pidiendo ayuda son de niños y hombres.

Pero según Beat, muchos varones no piden ayuda porque no quieren que los vean como pacientes de un problema que perciben que es de niñas o mujeres.


“Hablar no es una señal de debilidad”


“Yo pensé que lo tenía bajo control para perder peso. Pero obviamente no era así”, dice Owens.

27 años después cree que la lección más grande que aprendió, que suele ser también el mayor desafío para los pacientes, es la importancia de identificar y aceptar que hay un problema lo antes posible.

“Cuanto antes identifiques el problema y pidas ayuda mayores son las posibilidades de recuperarte”, dijo.

“No quieres estar en mi situación: verte 30 años después sufriendo todavía con lo mismo“.

Owen admite que mientras se preparaba para arbitrar la final del campeonato mundial de rugby, hace unos cuatro años, volvió a sufrir episodios de bulimia. En realidad, la enfermedad lo acompañó recurrentemente en distintos momentos de su vida durante las últimas tres décadas.

Su honestidad ha atraído muchos comentarios positivos en las redes sociales.

“Hablar de tus problemas no es una señal de debilidad, sino de fortaleza, y puede ayudar a otras personas”, dice el árbitro, aunque matiza que “la parte triste de toda esta experiencia es ver que hay muchísima gente de todas las edades que está pasando por lo mismo”.

Para muchos pacientes se convierte en un infierno.


Acoso interno


En los peores momentos James, que todavía trata de recuperarse de su anorexia, se siente acosado por su propia mente.

“Mi cuerpo dice “ya está bien”, pero mi cabeza dice sigue, sigue, sigue”.

“No pasa ni una hora, diría incluso que ni diez minutos, sin escuchar esa voz”, admite.

“Lo que yo quiero es ser libre, comer lo que quiera y disfrutar de la vida, pero obviamente no puedo, no tengo la fuerza necesaria por el acoso mental al que yo mismo me someto”.

Recientemente James empezó un tratamiento médico con un dietista y ahora empieza a ver “la luz al final del túnel”.

“La anorexia no va a estar ahí siempre”, dice con 25 años.

“Sé que podré llegar a un lugar en el que me sienta feliz”, dijo esperanzado.